Qué coberturas cubren los seguros para taxi

11.07.22
|
Un seguro para taxi es un imprescindible para todo trabajador que use un coche como herramienta de su trabajo. De ahí que sea fundamental una póliza que proteja a todos aquellos pasajeros que se suban en el automóvil.
Coberturas de seguro para taxi

Pólizas para asegurar los taxis

 

Si hay un sector que necesita estar siempre protegido es el de los taxis. No en vano, son muchos los taxistas que ejercen de autónomos y dependen en exclusiva de su automóvil para conseguir ingresos. Por eso, hay pólizas de seguros especiales para ellos que van a variar dependiendo de las características del vehículo, es decir, de las plazas que tenga, de las características de los conductores y de las coberturas que se elijan, en cuyo caso, aumentará o disminuirá el precio de las mismas.

 

Diferentes coberturas para taxis

 

Las coberturas seguro para taxis va a depender del tipo de seguro que se contrate. Así, un seguro a terceros, que es la opción más elemental y la que hay que tener siempre contratada por ley, solamente protege de los daños que se provoquen a terceros, a los ocupantes, al conductor y ofrece asistencia en carretera y defensa jurídica. 

 

Por otro lado, está el seguro a terceros ampliado que añade coberturas extras como la reparación de las lunas, el robo o el incendio. Hay algunas que también agregan una garantía de préstamo en caso de reparaciones para poder seguir trabajando.

 

El seguro a todo riesgo es el que cubre los daños ocasionados a terceros, pero también los que tenga el mismo vehículo asegurado sin tener en cuenta cuáles han sido las causas del siniestro. Dependiendo de la aseguradora se incluirán un mayor o un menor número de garantías. 

En caso de tener el vehículo parado por el siniestro, se pueden reclamar las horas de reparación del vehículo, lo que se llama el lucro cesante. 

 

Un seguro a todo riesgo que tenga franquicia incluye los daños que hayan sido causados por el dueño del coche, pero hasta una determinada cantidad incluida en el contrato y conocida como franquicia que tendrá que pagar el asegurado. El tomador de este seguro va a tener que abonar el coste de la reparación en caso de no superar el valor de la franquicia, siempre que el siniestro sea con culpa. En caso de que sea superior, el asegurado se hace cargo del importe de la franquicia y la compañía del resto.

 

En MDC nos comprometemos con nuestros clientes a ofrecerles los mejores productos y servicios con la mejor relación calidad-precio. Si necesitas asesoramiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.